El año anterior a la llegada del nuevo milenio, se estrenó la famosa película de George Lucas, “Star Wars: La amenaza fantasma”. La película correspondía a una entrega más de la saga que había sido una revolución en el ámbito cinematográfico en los años setenta. Es entonces cuando, en 1999, se decide lanzar una nueva versión de “La amenaza fantasma” que contaría con los más novedosos efectos especiales y estaría a la altura de la tecnología que, para los años 90, era más avanzada que veinte años antes. Se esperaba, entonces, que los fanáticos de Star Wars se volvieran locos con esta nueva película.

No obstante, en la realidad, no ocurrió de la misma manera. La película no fue recibida por el público de la manera en la que sus creadores habían esperado. Según su público, la película nueva estaba muy por debajo de la origina y, según ellos, los personajes carecían de la magia y carisma inicial.

Quizá las críticas más crueles fueron para el personaje Jar Jar Binks, quien fue el blanco de todas las miradas de los fanáticos. “Jar Jar Binks Odio su forma de lagartija y sus orejas de criollo”, expresó un seguidor indignado. Sin duda, un polémico personaje para la audiencia exigente de Star Wars.